Viernes de Dolores 2020

Hoy es viernes, sí, Viernes de Dolores, ese tan ansiado viernes que todos esperamos durante la Cuaresma, ese en el que, desde que nos levantamos, estamos deseando que sean las 8 de la tarde para poder decir “me voy a la banda”, porque hoy tendríamos nuestro último ensayo. Ese ensayo en el que todos somos más puntuales de lo normal, ese en el que entras en el local con una risa de alegría y muchos nervios, ese en el que aparecemos la mayoría con nuestra sudadera recién planchada, ese ensayo que ansias que termine para acostarte porque… ¡Mañana comienza lo bueno!

Aunque hagamos un ensayo cortito: “perfilamos varios fragmentos y nos vamos a casa que hay que descansar”, siempre termina alargándose. Para nosotros es un momento muy especial en el que, después de liberar tensión y nervios tocando, compartimos sensaciones. Guardamos nuestros instrumentos y nos sentamos todos bien juntitos. Es hora de recordar horarios, entregar crucetas de interés y lo más importante… es hora de mirar a todas esas caritas llenas de ilusión y darles la enhorabuena por el gran trabajo hecho durante todo el año, recordarles que mañana lo que tenemos que hacer es disfrutar, disfrutar de la música que tanto nos apasiona, disfrutar de cada viaje en autobús, cada salida, cada marcha y, sobre todo, de cada uno de los compañeros que nos rodean. Porque cuando estés cansado siempre habrá un compañero que te respalde, que te dé un pellizco después de hacer un solo, que te brinde una sonrisa cuando lo has alentado tras verlo cansado y que se fundirá en un abrazo cuando se haya esfumado esta semana tan corta.

Esta Semana Santa va a ser muy diferente, pero la recordaremos con una sonrisa en la cara porque saldremos de esto juntos.

#SemanaSanta20 #SuenaArunda #YoMeQuedoEnCasa